Top destinations by private jet in South America

All around the world, private aviation separates from commercial first class for being flexible, time-efficient, private and entirely tailored to the customer’s needs. In South America, a developing business aviation market, things are no different as there is also demand and overall understanding of the amenities of this segment. There are far less jets than in the Northern Hemisphere, fewer private terminals and a reduced number of runways used exclusively by business aircraft. Nevertheless, the destinations are unique, somewhat pristine and offer diverse qualities depending on the location. Where to start this adventure?

Aerocardal in Santiago de Chile, a private jet airline based at the capital’s international airport, can serve via Gulfstream G150 aircraft various destinations; Easter Island, a 5.5-hour flight in a straight line from Santiago, Buenos Aires (less than two hours), Rio de Janeiro (4.5 hours) and Cusco (3 hours) just to name a few. Santiago is the ideal stage to jump-start this journey because of its strategic location once you arrive via a commercial or private flight. Just one hour by car to the east of the beach and one hour to the west of the snow, it offers the best of two worlds for those seeking the ocean and winter sports.

With its own FBO and FAA-approved maintenance center, Aerocardal has the capacity to serve private jets from all around the world. In fact, one of the main destinations for overseas jets arriving to the company for refueling and seeking an exotic leisure starting point is Easter Island, located 3,800 kilometers from Santiago. Once arrived at Mataveri International Airport, top-notch hospitality options, unique beaches and the famous Moais, the massive human figures carved from stone and spread across the island, await visitors.

Due to its proximity and wide array of leisure choices; from culture, arts and sports, lays the primary international destination for Aerocardal clients. A 1.40-hour flight, Buenos Aires, the Argentinian capital, is second to none in the region in the entertainment and culinary realm. Boasting all major global top end hotels, the city is well known for offering world famous steak and an up and coming wine selection, even as good as the Chilean. Furthermore, it has two fully equipped terminals to service the business aviation market, in what is arguably the most developed private jet market in size next to Brazil in South America.

Next stop: Perú. Machu Picchu is a must-see destination when visiting South America. The Inca citadel situated almost 2,500 meters above sea level in the middle of the Andes Mountains offers a connection to the 15th century and nature as no other Pre-Hispanic location in the world. The best way to get there via private jet is landing at Cusco International Airport and then taking the Hiram Bingham luxury train. The Unesco World Heritage Site is famous for its terraced fields, stone temples and breath-taking valleys and mountains; definitely a feast for the eyes.

In the north-eastern part of the subcontinent you can find a place that you must’ve heard before: Rio de Janeiro. The huge seaside city is world-famous for its beaches (Ipanema, Copacabana), the Christ the Redeemer statue, the Sugarloaf Mountain and football, of course. There are two major airports that serve the city, the Rio de Janeiro Galeão International airport is located 10 kilometers from the city, approximately a 15-minute drive, and the Santos Dumont Airport, located less than 20 kilometers away from city center. Rio is undeniably one of the most iconic places in the region and the world.

Other places worth visiting on a private jet in South America are Bogotá, Colombia’s capital, San Andres Island in the Caribbean Sea (Colombia), Punta del Este in Uruguay and the Galapagos Islands in Ecuador, a place packed with unique wildlife.

You can charter a private jet to any destination in South America at www.Aeroardal.com9615_full_editada

Anuncios

¿Qué diferencia a la aviación ejecutiva de la comercial?

Imagínate lo siguiente: Tu vuelo comercial internacional sale a las 9 de la noche desde el Aeropuerto de Santiago. Tienes que llegar tres horas ante del despegue, así que buena suerte con el tráfico. Una vez allí, aún tienes que pasar por las largas filas del check-in. E incluso cuando todo ese proceso se ha completado, todavía falta casi una hora para el despegue. Demasiado tiempo, ¿no lo creen?

El tiempo, es la variable indiscutida que posiciona a la aviación ejecutiva sobre la comercial. Claro, puedes estar cómodo en un vuelo de primera clase y disfrutar de un rico menú, pero igualmente tendrás que pasar por todo el proceso agotador previo al vuelo. Incluso si no has volado de forma privada, es fácil intuir que el confort, la eficiencia y el lujo son las principales ventajas.  Y aunque puede ser verdad, te aseguramos que el tiempo es lo que justifica el precio. Te diremos por qué.

La aviación privada se adapta a ti. No tienes que despegar desde aeropuertos colapsados, en cambio puedes agenda tu vuelo para que despegue desde un aeropuerto más pequeño. Viñadel Mar en vez de Santiago, por ejemplo. Pero digamos que no existe la opción de otro aeropuerto, bueno, igualmente estarías evadiendo el caos de un terminal comercial al despegar desde un terminal privado (FBO), un lugar que te permite estar con tus pertenencias a todo rato. Ah, y tampoco tendrás que hacer las largas filas para el check-in ni pasar por los interminables procesos de seguridad (Si bien hay chequeos de seguridad, habitualmente tardan entre 1 a 3 minutos).

Experiencia a bordo

La llaman privada por algo. La Asociación Nacional de Aviación Ejecutiva (NBAA) de Estados Unidos realizó una encuesta que comparó los niveles de productividad durante un vuelo privado respecto al trabajo en una oficina. Quienes respondieron se calificaron 20% más productivos durante un vuelo privado que en la oficina. Sus contrapartes volando  en aerolíneas comerciales concluyeron una baja en el 40% de su productividad. Además de lo anterior, en un vuelo privado tus conversaciones son completamente confidenciales; uno nunca sabe quién puede estar escuchando…

Volar en un vuelo ejecutivo es también más rápido y suave; los jets privados usualmente alcanzan la altura necesaria más rápido que los aviones comerciales, evadiendo meteorologíadesfavorable en menor tiempo. Y también cuentan con un mayor abanico de rutas directas y cercanas al destino final, al tener la posibilidad de aterrizar y despegar desde casi cualquier aeropuerto; regional o internacional. Y como si fuera poco, al llegar al destino, tu equipaje se va director hacia el auto, sin tener que gastar tiempo en el sector de recogida de equipajes del aeropuerto.

En cuanto al precio, claro, arrendar un avión privado resultará más caro que un pasaje de primera clase comercial, por ejemplo. Pero si deseas viajar con un grupo de amigos o familia a un destino en particular, viajar en un avión privado resultará mucho más barato que la primera clase ya que solamente se paga por el avión (y no por cada asiento), el cual habitualmente tiene espacio para 8 pasajeros.

En definitiva, viajar en un vuelo privado brinda comodidades que no ofrece un vuelo comercial (en cualquiera de sus clases), pero más importante aún, permite ahorrar tiempo valioso que resultará en un importante ahorro de dinero en el mediano plazo para ti o para tu empresa; casi seis horas menos por vuelo si se considera un viaje de ida y vuelta en una aerolínea comercial.

El checklist de la aviación ejecutiva

¿Por qué contratar un vuelo ejecutivo?

  • Porque administras tu tiempo sin estar sometidoalos rígidos horarios de una línea aérea comercial.
  • Porquelahora de despegue y regreso la fijas tú.
  • Porque puedes decidir quiénes serán tus acompañantes y no serán impuestos como en un vuelo comercial.
  • Porque puedes volaraciudades o zonas donde no existen conexiones de vuelos comerciales.
  • Porque el avión te esperaati y no al revés.

Reserva un vuelo privado hoy para Chile y toda Sudamérica: comercial@aerocardal.com

8293

Viajes a Juan Fernández: Compromiso social, seguridad operacional y turismo aventura

Por Ricardo Real
Gerente General Aerocardal

El Archipiélago Juan Fernández es un lugar mágico en medio del pacífico. Históricamente caracterizado por la carencia de regular desde el continente, hoy por hoy y desde hace tres años específicamente, existe la posibilidad de viajar, entre octubre y abril, desde Santiago hasta el archipiélago junto a Aerocardal. Somos los únicos en ofrecer un itinerario de vuelo fijo cada semana.

Es un proyecto que comenzamos en 2014 con muy buenos resultados y que desde entonces hemos replicado con mejoras operacionales año a año. Con una tasa de ocupación cercana al 90% en cada vuelo, no es un secreto para el rubro aeronáutico las diversas complejidades de la ruta. Desde una pista corta y que aguanta poco peso, hasta las justificadas exigencias de combustible que impone la autoridad (autonomía suficiente para sobrevolar la isla ante inclemencias meteorológicas y poder volver al continente), al operador le queda el interesante desafío de fragmentar la rentabilidad en menor cantidad de asientos, lo que justifica la razón por la cual viajamos con solo ocho pasajeros de ida y podemos regresar con 14.

Pero más allá de lo económico, que finalmente permite materializar la oferta, viajar regularmente significa adherirle a la iniciativa un componente social que acerca el continente a los residentes de la isla, quienes en todo su derecho han expuesto durante años la carencia de vuelos regulares. A ellos le ofrecemos pasajes a un precio reducido, ya que estamos al tanto de las distintas necesidades que deben de cubrir en el continente, desde trámites legales hasta médicos. Y, sin ir más allá, fuimos nosotros quienes transportamos las urnas y votos para que los residentes cumplieran con su deber cívico el pasado 19 de noviembre. Apoyamos también la economía de la isla con la posibilidad de transportar langostas como carga en cada uno de nuestros vuelos, las cuales llegan al continente en solo horas.

En la misma línea, nos sumamos al proyecto de Sistema de Alerta Temprana (SAT) para prevenir el establecimiento de plantas y animales invasores en el archipiélago, donde ejercemos un rol informativo mediante la distribución de material gráfico sobre el peligro que representan las Especies Exóticas Invasoras (EEI) para la zona y cómo prevenir que ingresen a las islas. Esta es una iniciativa del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la Municipalidad de Juan Fernández, la cual denota la extrema delicadeza de la zona y la necesidad de resguardarla por parte de todos los visitantes.

Por otro lado, la seguridad será siempre el pilar de toda operación. Con más de 20 años de experiencia de vuelos chárter hacia la isla, nuestros pilotos están al tanto de las complicaciones meteorológicas que trae consigo la ruta. Hemos volando con distintos materiales de vuelo; Cessna Citation, Piper Cheyenne, Dornier 328 y Dornier 228. Este último es nuestro elegido para cubrir la ruta regular entre octubre y abril, una aeronave turbohélice de fabricación alemana que se adapta a operaciones en pistas de dimensiones cortas o de difícil acceso; cajones cordilleranos, islas u otros que requieran maniobrabilidad eficiente y segura.

Asimismo, recientemente invertimos en seis equipos GPS. Fue una inversión de aproximadamente US$ 90.000 en total, considerando nuestros tres Dornier Do 228. Son 2 equipos por cada aeronave, independientes, con pantalla touch y que integran Navegación, Comunicaciones y GPS (posición por satélites). Técnicamente, los equipos permiten efectuar vuelos IFR (vuelo por instrumentos), realizar operaciones en rutas o espacio aéreo RNAV-5, y efectuar operaciones RNAV/GNSS en áreas terminales y aproximaciones de no precisión. Sin duda, un gran avance que cimienta nuestro compromiso con la seguridad.

En cuanto al perfil del pasajero que viaja con Aerocardal, podemos decir que se separa equitativamente entre viajeros nacionales e internacionales, con un aumento anual de la demanda a razón del 8%. Los define el interés de experimentar un destino con alma propia, aventurero y sin límites. Y créanme, es eso lo que encuentran. Desde gastronomía única, la posibilidad de hacer pesca en alta mar, buceo, observación de aves, trecking, lo que sea, se encuentra en el Archipiélago Juan Fernández.

El calendario completo de los vuelos, los distintos precios y canales de contacto ya han sido puestos a disposición por Aerocardal y pueden encontrarse en www.aerocardal.com.

El despegue de los turbohélices

Cuando hablamos de vuelos privados normalmente vinculamos esa experiencia con un avión jet. Bueno, si bien los jets son la opción más rápida, existen ocasiones cuando optar por una aeronave  turbohélice hace más sentido, especialmente para rutas más cortas y para presupuestos ajustados. De hecho, durante febrero pasado la Unión Europea autorizó a los turbohélices de tipo monomotor para uso comercial incluso durante la noche y en condiciones meteorológicas desfavorables.

En términos generales, más del 80% de los vuelos privados son bajo las dos horas, por lo que cambiar una menor velocidad por un menor costo operacional es, de hecho, la decisión correcta si se busca rentabilizar al máximo el vuelo. E incluso la menor velocidad es debatible, ya que para un viaje de una o dos horas, la diferencia entre volar un Pilatus PC-12 o un Cessna Citation será cuestión de minutos.

La comodidad tampoco debiese ser una preocupación. Los interiores de algunos turbohélices son igual de espaciosos, lujosos y cómodos que la mayoría de los aviones jet. Asimismo, los turbohélices tienen una capacidad operacional con la que la mayoría de los jets no cuentan: la posibilidad de despegar y aterrizar en pistas más cortas y de todo tipo de superficie; pasto, gravilla, arena o nieve. Lo anterior es uno de los principales atractivos para quienes han decidido adquirir un turbohélice.

Aerocardal es el representante oficial en Chile de Pilatus Aircraft, fabricante suizo de discutiblemente el turbohélice monomotor líder del mercado, el PC-12 NG para 8 pasajeros. Utilizado ampliamente en el mercado aeronáutico de Estados Unidos y Canadá, con casi 1.500 unidades vendidas en el mundo, es reconocido por su versatilidad, bajo costo operacional y seguridad.

La flexibilidad que otorga para diversas líneas de negocio es igualmente destacable, siendo operado en el mercado ejecutivo, ambulancia, comercial y carga. En Chile existen 4 unidades, una de las cuales utiliza Aerocardal para tres de sus líneas de negocio; ejecutivo, ambulancia y carga, lo que corrobora su versatilidad. Y es de esperarse que ese número siga subiendo en nuestro país.

Otra aeronave turbohélice digna de mención es el Dornier Do 228. De amplio uso en Chile, este avión de fabricación alemana cae en otra categoría que el anteriormente mencionado Pilatus PC-12 NG. De aspecto más tosco y bimotor, es el encargado de cubrir rutas cortas, regulares y de difícil acceso, desde cajones cordilleranos, islas u otras locaciones que requieran maniobrabilidad eficiente y segura. Aerocardal cuenta con tres ejemplares, los cuales son utilizados para el transporte hacia faenas mineras y el Archipiélago Juan Fernández.

En definitiva, ya sea si se busca arrendar o comprar una aeronave, los aviones turbohélice deben ser siempre una opción para quienes quieran rentabilizar al máximo cada vuelo, especialmente para trayectos cortos, o quienes requieran de mayor versatilidad (pistas cortas y de condiciones desfavorables) sin afectar la comodidad y la experiencia de volar en un avión ejecutivo.

Aerocardal amplía sus líneas de negocio tras lograr certificación en transporte de mercancías peligrosas

De esta manera se transforma en la única empresa de aviación ejecutiva en Chile en contar con esta reconocimiento.

La empresa nacional de aviación ejecutiva, ambulancia y chárter Aerocardal fue certificada por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) para realizar traslados nacionales de mercancías peligrosas. La compañía pondrá a disposición de esta nueva línea de negocio cuatro aviones turbohélice; tres Dornier 228 y un Pilatus PC-12, con la capacidad de transportar un máximo de 1.5 toneladas de peso.

Entre las denominadas mercancías peligrosas se encuentran elementos explosivos de todo tipo, corrosivos, material radioactivo, muestras médicas, cargas infecciosas, gases, líquidos y sólidos inflamables y materiales tóxicos de distinta índole.

“Lo que nos diferenciará de las demás aerolíneas que prestan este servicio es que nuestras aeronaves irán dedicadas a la carga; si el cliente requiere realizar un traslado de carga peligrosa mañana, podremos adaptarnos y llevar a cabo el vuelo. Las aerolíneas comerciales no cuentan con esta facultad y el cliente debe esperar hasta la próxima salida calendarizada, la cual puede ser incluso semanas después de la solicitud”, cuenta Ricardo Real, gerente general de Aerocardal.

Para liderar estas funciones, la empresa capacitó a 5 colaboradores en un curso denominado “Aceptación de Mercancías Peligrosas” de la DGAC, que les permite aceptar, revisar, controlar y autorizar cualquier embarque de mercancía peligrosa que se le pida transportar a Aerocardal y que cumpla con las disposiciones que exige tanto la DGAC como otras instituciones aeronáuticas de diferentes países.

¿Qué es un FBO?

Es probable que hayan escuchado sobre los beneficios de volar en un avión privado: lujo, privacidad y comodidad. ¿Pero qué sucede antes del vuelo? ¿Dónde llega un pasajero antes de su vuelo privado? Bueno, ellos arriban a un FBO. De acuerdo a sus siglas en inglés, FBO significa Fixed Base Operator u Operador de base fija en español, y hace referencia a una empresa que provee una amplia gama de servicios aeronáuticos, desde abastecimiento de combustible hasta estacionamiento de aeronaves, pero lo más importante desde el punto de vista  del pasajero; un lugar para descansar, trabajar o disfrutar de una rica taza de café antes de abordar, como lo hacen los clientes de FBO Aerocardal.

Los FBO, habitualmente llamados también terminales privados, son de distintos tamaños y están casi siempre separados del terminal principal del aeropuerto, aunque algunas veces pueden ser un pequeño lounge dentro de un terminal mayor. De hecho, una vez que se reserva un vuelo privado será entregada la dirección del FBO, donde el o los pasajeros serán bienvenidos por el personal o capitán del vuelo y, tras una breve revisión de seguridad e inmigración, llevados hasta el avión. El proceso de embarque no debiera durar más de 20 minutos.

Para aquellos que tienen más tiempo, existirán bebidas y agua mineral, acceso a internet, salas de conferencia, una cafetería y baños, como es el caso del FBO Aerocardal, el más moderno de Sudamérica. Luego de disfrutar de los servicios, no queda más que subirse al avión y llegar cómodamente al destino.

Hoy en día existen varias empresas que prestan este tipo de servicios en los aeropuertos del mundo, y mientras más grande sea el aeropuerto, generalmente existirán más opciones de FBO. En el caso del Aeropuerto Internacional de Santiago, son 4 las empresas que se dedican a este tipo de operaciones, pero ninguna con los años de experiencia, capacidad logística e infraestructura de FBO Aerocardal. Ingresa aquí para más información sobre todos los servicios que ofrecemos.

¿Qué es un vuelo empty leg? ¿Por qué es tan barato?

¿Estás  buscando la oportunidad de viajar en un vuelo ejecutivo a un bajo precio? Bueno, existe una opción, pero tendrás que estar dispuesto(a) a viajar con poco tiempo de aviso y a veces adaptarte a imprevistos de último minuto. Un empty leg es un vuelo que se hace disponible durante la reposición de un avión, el cual vuela sin pasajeros para comenzar su próxima ruta o simplemente se dispone a volver a su base.

El poco tiempo de aviso se explica porque usualmente se presentan después que un cliente reserva un vuelo sólo de ida, y si por ejemplo esa reserva fue hecha el mismo día del vuelo, la aerolínea ejecutiva tiene solo algunas horas para ofertar el empty leg. Pero el anterior es un caso extremo y generalmente el cliente tendrá entre uno a tres días para decidir si esa ruta, día y hora están acorde a sus necesidades de viaje.

Lo anterior explica la razón por la cual los vuelos empty leg son ofrecidos a un precio reducido, incluso a veces a un 70% menos que el precio estándar para la misma ruta. La mencionada carencia de tiempo reduce las posibilidades de encontrar a un cliente dispuesto a pagar el precio completo, ya que existen muchas variables que deben estar acordes a sus requerimientos, como el tipo de avión, la ruta específica, el día y la hora del vuelo.

Pero si logras ajustar tus necesidades con una oportunidad empty leg, viajarás con todos los beneficios de un vuelo privado; un avión completamente a tu disposición, un menú a la medida, un tiempo de embarque menor a 30 minutos y un terminal privado con cafetería y salas de descanso; en el caso de Aerocardal, el terminal privado más moderno de Sudamérica.

En palabras simples, si eres flexible o te lo permite tu agenda, podrías encontrar un vuelo privado a un precio cercano a los ofertados por aerolíneas comerciales. Asimismo, si la ruta no calza en su totalidad, es posible igualmente combinar una oportunidad empty leg con un pasaje de línea aérea comercial, consiguiendo igualmente un gran precio, confort y privacidad en tu viaje.

Aerocardal publica todas sus vuelos empty leg en su página Facebook y cuenta Twitter. ¡Síguenos para no perderte la oportunidad de viajar en un jet privado a un gran precio!